Original Verse:
Lucas Chapter 22 Verse 10El les dijo: He aquí, al entrar en la ciudad os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle hasta la casa donde entrare,

Reference Verses:
Mateo Chapter 26 Verse 18Y él dijo: Id a la ciudad a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa celebraré la pascua con mis discípulos.
1ra Samuel Chapter 10 Verse 2-7 [2] Hoy, después que te hayas apartado de mí, hallarás dos hombres junto al sepulcro de Raquel, en el territorio de Benjamín, en Selsa, los cuales te dirán: Las asnas que habías ido a buscar se han hallado; tu padre ha dejado ya de inquietarse por las asnas, y está afligido por vosotros, diciendo: ¿Qué haré acerca de mi hijo? [3] Y luego que de allí sigas más adelante, y llegues a la encina de Tabor, te saldrán al encuentro tres hombres que suben a Dios en Bet-el, llevando uno tres cabritos, otro tres tortas de pan, y el tercero una vasija de vino; [4] los cuales, luego que te hayan saludado, te darán dos panes, los que tomarás de mano de ellos. [5] Después de esto llegarás al collado de Dios donde está la guarnición de los filisteos; y cuando entres allá en la ciudad encontrarás una compañía de profetas que descienden del lugar alto, y delante de ellos salterio, pandero, flauta y arpa, y ellos profetizando. [6] Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre. [7] Y cuando te hayan sucedido estas señales, haz lo que te viniere a la mano, porque Dios está contigo.
Mateo Chapter 26 Verse 19Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la pascua.
Juan Chapter 16 Verse 4 Mas os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho. Esto no os lo dije al principio, porque yo estaba con vosotros.
Hechos de los Apóstoles Chapter 8 Verse 26-29 [26] Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. [27] Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar, [28] volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías. [29] Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro.