Original Verse:
Juan Chapter 12 Verse 1Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos.

Reference Verses:
Juan Chapter 11 Verse 1Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana.
Lucas Chapter 24 Verse 50Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo.
Mateo Chapter 21 Verse 17Y dejándolos, salió fuera de la ciudad a Betania, y posó allí.
Marcos Chapter 11 Verse 11Y entró Jesús en Jerusalén, y en el templo; y habiendo mirado alrededor todas las cosas, como ya anochecía, se fue a Betania con los doce.
Juan Chapter 11 Verse 44Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
Juan Chapter 11 Verse 55Y estaba cerca la pascua de los judíos; y muchos subieron de aquella región a Jerusalén antes de la pascua, para purificarse.
Mateo Chapter 26 Verse 6-13 [6] Y estando Jesús en Betania, en casa de Simón el leproso, [7] vino a él una mujer, con un vaso de alabastro de perfume de gran precio, y lo derramó sobre la cabeza de él, estando sentado a la mesa. [8] Al ver esto, los discípulos se enojaron, diciendo: ¿Para qué este desperdicio? [9] Porque esto podía haberse vendido a gran precio, y haberse dado a los pobres. [10] Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Por qué molestáis a esta mujer? pues ha hecho conmigo una buena obra. [11] Porque siempre tendréis pobres con vosotros, pero a mí no siempre me tendréis. [12] Porque al derramar este perfume sobre mi cuerpo, lo ha hecho a fin de prepararme para la sepultura. [13] De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella.
Marcos Chapter 14 Verse 3-9 [3] Pero estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, y sentado a la mesa, vino una mujer con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho precio; y quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza. [4] Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume? [5] Porque podía haberse vendido por más de trescientos denarios, y haberse dado a los pobres. Y murmuraban contra ella. [6] Pero Jesús dijo: Dejadla, ¿por qué la molestáis? Buena obra me ha hecho. [7] Siempre tendréis a los pobres con vosotros, y cuando queráis les podréis hacer bien; pero a mí no siempre me tendréis. [8] Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura. [9] De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella.