Original Verse:
Lamentaciones Chapter 3 Verse 50 Hasta que Jehová mire y vea desde los cielos;

Reference Verses:
Lamentaciones Chapter 5 Verse 1 Acuérdate, oh Jehová, de lo que nos ha sucedido; Mira, y ve nuestro oprobio.
Isaias Chapter 63 Verse 15Mira desde el cielo, y contempla desde tu santa y gloriosa morada. ¿Dónde está tu celo, y tu poder, la conmoción de tus entrañas y tus piedades para conmigo? ¿Se han estrechado?
Lamentaciones Chapter 2 Verse 20 Mira, oh Jehová, y considera a quién has hecho así. ¿Han de comer las mujeres el fruto de sus entrañas, los pequeñitos a su tierno cuidado? ¿Han de ser muertos en el santuario del Señor el sacerdote y el profeta?
Salmos Chapter 102 Verse 19 Porque miró desde lo alto de su santuario; Jehová miró desde los cielos a la tierra,
Isaias Chapter 62 Verse 6Sobre tus muros, oh Jerusalén, he puesto guardas; todo el día y toda la noche no callarán jamás. Los que os acordáis de Jehová, no reposéis,
Salmos Chapter 80 Verse 14-16 [14] Oh Dios de los ejércitos, vuelve ahora; Mira desde el cielo, y considera, y visita esta viña, [15] La planta que plantó tu diestra, Y el renuevo que para ti afirmaste. [16] Quemada a fuego está, asolada; Perezcan por la reprensión de tu rostro.
Isaias Chapter 62 Verse 7ni le deis tregua, hasta que restablezca a Jerusalén, y la ponga por alabanza en la tierra.
Salmos Chapter 102 Verse 20 Para oír el gemido de los presos, Para soltar a los sentenciados a muerte;
Isaias Chapter 64 Verse 1 ¡Oh, si rompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen los montes,
Daniel Chapter 9 Verse 16-19 [16] Oh Señor, conforme a todos tus actos de justicia, apártese ahora tu ira y tu furor de sobre tu ciudad Jerusalén, tu santo monte; porque a causa de nuestros pecados, y por la maldad de nuestros padres, Jerusalén y tu pueblo son el oprobio de todos en derredor nuestro. [17] Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo, y sus ruegos; y haz que tu rostro resplandezca sobre tu santuario asolado, por amor del Señor. [18] Inclina, oh Dios mío, tu oído, y oye; abre tus ojos, y mira nuestras desolaciones, y la ciudad sobre la cual es invocado tu nombre; porque no elevamos nuestros ruegos ante ti confiados en nuestras justicias, sino en tus muchas misericordias. [19] Oye, Señor; oh Señor, perdona; presta oído, Señor, y hazlo; no tardes, por amor de ti mismo, Dios mío; porque tu nombre es invocado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo.