Original Verse:
Romanos Chapter 2 Verse 1Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.

Reference Verses:
Santiago Chapter 4 Verse 12Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?
Mateo Chapter 7 Verse 1 No juzguéis, para que no seáis juzgados.
Mateo Chapter 7 Verse 2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.
Lucas Chapter 6 Verse 37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.
Romanos Chapter 8 Verse 1Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
Romanos Chapter 2 Verse 3¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?
Romanos Chapter 1 Verse 18-20 [18] Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; [19] porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. [20] Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.
Romanos Chapter 9 Verse 20Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?
Santiago Chapter 4 Verse 11Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez.
Mateo Chapter 23 Verse 29-31 [29] ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos, [30] y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas. [31] Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.
Lucas Chapter 19 Verse 22 Entonces él le dijo: Mal siervo, por tu propia boca te juzgo. Sabías que yo era hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré;
Romanos Chapter 2 Verse 21Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas?
1ro Corintios Chapter 7 Verse 16Porque ¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes tú, oh marido, si quizá harás salva a tu mujer?
Romanos Chapter 2 Verse 27Y el que físicamente es incircunciso, pero guarda perfectamente la ley, te condenará a ti, que con la letra de la ley y con la circuncisión eres transgresor de la ley.
Salmos Chapter 50 Verse 16-20 [16] Pero al malo dijo Dios: ¿Qué tienes tú que hablar de mis leyes, Y que tomar mi pacto en tu boca? [17] Pues tú aborreces la corrección, Y echas a tu espalda mis palabras. [18] Si veías al ladrón, tú corrías con él, Y con los adúlteros era tu parte. [19] Tu boca metías en mal, Y tu lengua componía engaño. [20] Tomabas asiento, y hablabas contra tu hermano; Contra el hijo de tu madre ponías infamia.
Santiago Chapter 2 Verse 20¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?
Romanos Chapter 2 Verse 26Si, pues, el incircunciso guardare las ordenanzas de la ley, ¿no será tenida su incircuncisión como circuncisión?
2da Samuel Chapter 12 Verse 5-7 [5] Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte. [6] Y debe pagar la cordera con cuatro tantos, porque hizo tal cosa, y no tuvo misericordia. [7] Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre. Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl,
Juan Chapter 8 Verse 7-9 [7] Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. [8] E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. [9] Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.