Original Verse:
Salmos Chapter 144 Verse 8 Cuya boca habla vanidad, Y cuya diestra es diestra de mentira.

Reference Verses:
Salmos Chapter 58 Verse 3 Se apartaron los impíos desde la matriz; Se descarriaron hablando mentira desde que nacieron.
Isaias Chapter 59 Verse 5-7 [5] Incuban huevos de áspides, y tejen telas de arañas; el que comiere de sus huevos, morirá; y si los apretaren, saldrán víboras. [6] Sus telas no servirán para vestir, ni de sus obras serán cubiertos; sus obras son obras de iniquidad, y obra de rapiña está en sus manos. [7] Sus pies corren al mal, se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad; destrucción y quebrantamiento hay en sus caminos.
Salmos Chapter 12 Verse 2 Habla mentira cada uno con su prójimo; Hablan con labios lisonjeros, y con doblez de corazón.
Salmos Chapter 62 Verse 4 Solamente consultan para arrojarle de su grandeza. Aman la mentira; Con su boca bendicen, pero maldicen en su corazón. Selah
Salmos Chapter 109 Verse 2 Porque boca de impío y boca de engañador se han abierto contra mí; Han hablado de mí con lengua mentirosa;
Salmos Chapter 109 Verse 3 Con palabras de odio me han rodeado, Y pelearon contra mí sin causa.
Isaias Chapter 44 Verse 20De ceniza se alimenta; su corazón engañado le desvía, para que no libre su alma, ni diga: ¿No es pura mentira lo que tengo en mi mano derecha?
Mateo Chapter 5 Verse 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.
Apocalipsis Chapter 13 Verse 16Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;
Salmos Chapter 10 Verse 7 Llena está su boca de maldición, y de engaños y fraude; Debajo de su lengua hay vejación y maldad.
Salmos Chapter 41 Verse 6 Y si vienen a verme, hablan mentira; Su corazón recoge para sí iniquidad, Y al salir fuera la divulgan.
Apocalipsis Chapter 13 Verse 17y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.