Original Verse:
Salmos Chapter 119 Verse 141 Pequeño soy yo, y desechado, Mas no me he olvidado de tus mandamientos.

Reference Verses:
Deuteronomio Chapter 26 Verse 13Y dirás delante de Jehová tu Dios: He sacado lo consagrado de mi casa, y también lo he dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, conforme a todo lo que me has mandado; no he transgredido tus mandamientos, ni me he olvidado de ellos.
Salmos Chapter 119 Verse 109 Mi vida está de continuo en peligro, Mas no me he olvidado de tu ley.
Salmos Chapter 119 Verse 176 Yo anduve errante como oveja extraviada; busca a tu siervo, Porque no me he olvidado de tus mandamientos.
Isaias Chapter 53 Verse 3Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.
Proverbios Chapter 3 Verse 1 Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos;
Salmos Chapter 40 Verse 17 Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí. Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios mío, no te tardes.
Proverbios Chapter 15 Verse 16 Mejor es lo poco con el temor de Jehová, Que el gran tesoro donde hay turbación.
Proverbios Chapter 16 Verse 8 Mejor es lo poco con justicia Que la muchedumbre de frutos sin derecho.
Salmos Chapter 22 Verse 6 Mas yo soy gusano, y no hombre; Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.
Proverbios Chapter 19 Verse 1 Mejor es el pobre que camina en integridad, Que el de perversos labios y fatuo.
Lucas Chapter 6 Verse 20Y alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios.
Lucas Chapter 9 Verse 58Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.
2do Corintios Chapter 8 Verse 9Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.
Santiago Chapter 2 Verse 5Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?