Original Verse:
Proverbios Chapter 3 Verse 11 No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, Ni te fatigues de su corrección;

Reference Verses:
Salmos Chapter 94 Verse 12 Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges, Y en tu ley lo instruyes,
Apocalipsis Chapter 3 Verse 19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.
Job Chapter 5 Verse 17 He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; Por tanto, no menosprecies la corrección del Todopoderoso.
Hebreos Chapter 12 Verse 5-6 [5] y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; [6] Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo.
Isaias Chapter 40 Verse 31pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.
1ro Corintios Chapter 11 Verse 32mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.
Hebreos Chapter 12 Verse 7Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?
Proverbios Chapter 24 Verse 10 Si fueres flojo en el día de trabajo, Tu fuerza será reducida.
Job Chapter 4 Verse 5 Mas ahora que el mal ha venido sobre ti, te desalientas; Y cuando ha llegado hasta ti, te turbas.
Isaias Chapter 40 Verse 30Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;
2do Corintios Chapter 4 Verse 1Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos.
2do Corintios Chapter 4 Verse 16Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.
2do Corintios Chapter 4 Verse 17Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;
Hebreos Chapter 12 Verse 3Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.