Original Verse:
Proverbios Chapter 14 Verse 24 Las riquezas de los sabios son su corona; Pero la insensatez de los necios es infatuación.

Reference Verses:
Proverbios Chapter 14 Verse 18 Los simples heredarán necedad; Mas los prudentes se coronarán de sabiduría.
Salmos Chapter 49 Verse 10-13 [10] Pues verá que aun los sabios mueren; Que perecen del mismo modo que el insensato y el necio, Y dejan a otros sus riquezas. [11] Su íntimo pensamiento es que sus casas serán eternas, Y sus habitaciones para generación y generación; Dan sus nombres a sus tierras. [12] Mas el hombre no permanecerá en honra; Es semejante a las bestias que perecen. [13] Este su camino es locura; Con todo, sus descendientes se complacen en el dicho de ellos. Selah
Eclesiastés Chapter 7 Verse 12Porque escudo es la ciencia, y escudo es el dinero; mas la sabiduría excede, en que da vida a sus poseedores.
Proverbios Chapter 27 Verse 22 Aunque majes al necio en un mortero entre granos de trigo majados con el pisón, No se apartará de él su necedad.
Eclesiastés Chapter 7 Verse 11Buena es la ciencia con herencia, y provechosa para los que ven el sol.
Isaias Chapter 33 Verse 6Y reinarán en tus tiempos la sabiduría y la ciencia, y abundancia de salvación; el temor de Jehová será su tesoro.
Salmos Chapter 112 Verse 9 Reparte, da a los pobres; Su justicia permanece para siempre; Su poder será exaltado en gloria.
Lucas Chapter 16 Verse 9 Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas.
Lucas Chapter 12 Verse 19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.
Lucas Chapter 12 Verse 20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?
Lucas Chapter 16 Verse 19-25 [19] Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. [20] Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, [21] y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. [22] Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. [23] Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. [24] Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. [25] Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.