Original Verse:
Proverbios Chapter 11 Verse 10 En el bien de los justos la ciudad se alegra; Mas cuando los impíos perecen hay fiesta.

Reference Verses:
Proverbios Chapter 28 Verse 12 Cuando los justos se alegran, grande es la gloria; Mas cuando se levantan los impíos, tienen que esconderse los hombres.
Ester Chapter 8 Verse 15Y salió Mardoqueo de delante del rey con vestido real de azul y blanco, y una gran corona de oro, y un manto de lino y púrpura. La ciudad de Susa entonces se alegró y regocijó;
Proverbios Chapter 28 Verse 28 Cuando los impíos son levantados se esconde el hombre; Mas cuando perecen, los justos se multiplican.
Salmos Chapter 58 Verse 10 Se alegrará el justo cuando viere la venganza; Sus pies lavará en la sangre del impío.
Jueces Chapter 5 Verse 31 Así perezcan todos tus enemigos, oh Jehová; Mas los que te aman, sean como el sol cuando sale en su fuerza. Y la tierra reposó cuarenta años.
Salmos Chapter 58 Verse 11 Entonces dirá el hombre: Ciertamente hay galardón para el justo; Ciertamente hay Dios que juzga en la tierra.
Ester Chapter 8 Verse 16y los judíos tuvieron luz y alegría, y gozo y honra.
Éxodo Chapter 15 Verse 21Y María les respondía: Cantad a Jehová, porque en extremo se ha engrandecido; Ha echado en el mar al caballo y al jinete
Job Chapter 27 Verse 23 Batirán las manos sobre él, Y desde su lugar le silbarán.
Apocalipsis Chapter 19 Verse 1-7 [1] Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro; [2] porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella. [3] Otra vez dijeron: ¡Aleluya! Y el humo de ella sube por los siglos de los siglos. [4] Y los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron en tierra y adoraron a Dios, que estaba sentado en el trono, y decían: ¡Amén! ¡Aleluya! [5] Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes. [6] Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! [7] Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado.