Original Verse:
1ra Pedro Chapter 3 Verse 6como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza.

Reference Verses:
Gálatas Chapter 4 Verse 28Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa.
Génesis Chapter 18 Verse 12Se rió, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo?
Romanos Chapter 9 Verse 7-9 [7] ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia. [8] Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes. [9] Porque la palabra de la promesa es esta: Por este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo.
Gálatas Chapter 4 Verse 22-26 [22] Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. [23] Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa. [24] Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar. [25] Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud. [26] Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre.
Génesis Chapter 18 Verse 15Entonces Sara negó, diciendo: No me reí; porque tuvo miedo. Y él dijo: No es así, sino que te has reído.
Hechos de los Apóstoles Chapter 4 Verse 19Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios;
1ra Pedro Chapter 3 Verse 14Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis,
1ra Pedro Chapter 3 Verse 15sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;
Daniel Chapter 3 Verse 16-18 [16] Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. [17] He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. [18] Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.
Hechos de los Apóstoles Chapter 4 Verse 8-13 [8] Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel: [9] Puesto que hoy se nos interroga acerca del beneficio hecho a un hombre enfermo, de qué manera éste haya sido sanado, [10] sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano. [11] Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. [12] Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. [13] Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús.
Isaias Chapter 57 Verse 11 ¿Y de quién te asustaste y temiste, que has faltado a la fe, y no te has acordado de mí, ni te vino al pensamiento? ¿No he guardado silencio desde tiempos antiguos, y nunca me has temido?
Mateo Chapter 26 Verse 69-75 [69] Pedro estaba sentado fuera en el patio; y se le acercó una criada, diciendo: Tú también estabas con Jesús el galileo. [70] Mas él negó delante de todos, diciendo: No sé lo que dices. [71] Saliendo él a la puerta, le vio otra, y dijo a los que estaban allí: También éste estaba con Jesús el nazareno. [72] Pero él negó otra vez con juramento: No conozco al hombre. [73] Un poco después, acercándose los que por allí estaban, dijeron a Pedro: Verdaderamente también tú eres de ellos, porque aun tu manera de hablar te descubre. [74] Entonces él comenzó a maldecir, y a jurar: No conozco al hombre. Y en seguida cantó el gallo. [75] Entonces Pedro se acordó de las palabras de Jesús, que le había dicho: Antes que cante el gallo, me negarás tres veces. Y saliendo fuera, lloró amargamente.